Haití

Las remar suiza van disminuyendo donde se han sufrido con el paso del tiempo y con la ayuda de las personas de buena voluntad.

Voluntarios de la Iglesia Cuerpo de Cristo de Suiza se han unido a los misioneros de REMAR en Haiti para llevar más ayuda a una obra que cada día se encuentra con más necesidades.

“trabajo “trabajo “trabajo

Las catástrofes humanitarias van disminuyendo donde se han sufrido con el paso del tiempo y con la ayuda de las personas de buena voluntad. Algunas catástrofes como la que sacudió a Haití con su terremoto de enero de 2010 todavía tiene secuelas de marginación y hambre que, desde el primer momento, los voluntarios de la ONGD REMAR INTERNACIONAL se volcaron en paliar con un primer contingente de ayuda enviado desde la vecina República Dominicana y con un constante envío de ayuda material y humano que, a día de hoy, se sigue produciendo por la Gracia de Dios.

Recientemente un grupo de voluntarios pertenecientes a la Iglesia Cuerpo de Cristo de Suiza se han unido a los misioneros de REMAR en Haiti para llevar más ayuda a una obra que cada día se encuentra con más necesidades pero bendecida por ese calor y esa protección que El Señor envía a través de sus fieles.

“trabajo “trabajo “trabajo

23 niños que son atendido integralmente en la casa de acogida de Remar en Haiti con su correspondiente escolarización y con todas sus necesidades cubiertas han recibido con alborozo la visita de estos miembros de Cuerpo de Cristo de Suiza que han quedado sumamente impactados por el desenvolvimiento de la obra de REMAR teniendo en cuenta las gravísimas carencias que el terremoto instauró y que, poco a poco, se van subsanando.

En las fotos que acompañan esta noticia podemos ver a los misioneros de REMAR junto a los de la Iglesia Cuerpo de Cristo, los niños atendidos en la casa de acogida y una visita de Cascos Azules de la ONU que felicitaron a REMAR por su esfuerzo.

Las catástrofes pasan pero las necesidades permanecen, en ocasiones, mucho tiempo, REMAR no cejará en su misión de ayudar al que nada tiene en el lugar que se encuentre.

“trabajo “trabajo “trabajo “trabajo “trabajo

REMAR 33 AÑOS…porque el Amor de Dios nos impulsa

Revista Mensual: